No hay renacimiento sin putrefacción

El renacimiento suele llegar a nuestra vida de la mano de las derrotas más dolorosas. Cuando ya no queda nada que perder es cuando puedes empezar a ganar.

 

“No hay renacimiento sin putrefacción” es una cita del escritor y alquimista francés Eugène Canseliet. A todos nos gustaría volver a empezar, partir de cero, dejar atrás todos los errores del pasado. Sin embargo, no estamos dispuestos a pagar el peaje que eso implica. Por eso nos dedicamos a sobrevivir, a ir tirando, casi siempre por cobardía y desidia. Hasta que un día todo revienta y la vida te obliga a tomar una decisión. Y si aun así te resistes, te golpeará más duramente hasta que hagas lo que tienes que hacer.

renacimiento

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 comentarios

  • Mar

    A todos nos toca aprender pero renacer solamente a unos cuantos.

  • Domingo

    Uno va al dentista cuando el dolor de muelas es ya insuperable o al oculista cuando ya ve menos que una picha liada en un trapo, con perdón. Y así nos pasa en todos los órdenes de la vida, que sólo tomamos acción cuando ya no resta margen para la parálisis. Somos tan responsables de la putrefacción… como del renacimiento, y ahí radica nuestra gran fortaleza.

    • Fernando Solera

      Efectivamente, Domingo: sólo reaccionamos en el último momento, cuando ya no nos queda otra. Mientras tanto optamos por los paños calientes, que aunque no son una solución, nos ayudan a ir tirando adelante y no tomar decisiones que pueden ser muy duras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *