Renovarse o morir

Se habla mucho de las profecías mayas, del 2012, de la nueva era y de mil cosas más del mismo tenor. Aunque yo sigo atentamente las informaciones sobre dichos temas, hoy quiero ser un poco más prosaico y escribir sobre lo que tenemos por delante los ciudadanos de infantería. Pienso que el planeta va a seguir girando alrededor del sol y que no se va a producir ningún fenómeno especialmente extraordinario, por lo que será mejor tener los pies en el suelo y centrarnos en cuestiones mucho más terrenales. España cuenta con cinco millones y medio de demandantes de empleo, y la cifra va a seguir subiendo en los próximos meses. Esta realidad, tan conocida por muchísimos lectores, es la que va a desencadenar un profundo cambio en nuestras vidas, siempre y cuando queramos salir adelante. Quienes opten por resistirse al cambio confiando en que las cosas vayan a mejorar próximamente, estarán engañándose a sí mismos a la vez que cavando su propia fosa.

La próxima década en España va a ser terrorífica. Gracias a la exhaustiva información que he ido recopilando y contrastando para mi propio plan vital, tengo la absoluta certeza de que la mejor opción va a ser marcharse. Quienes puedan hacerlo, que se vayan del país sin mirar atrás. Si Madrid, Cataluña, País Vasco o Navarra lo van a pasar fatal, no os quiero contar lo que se acabará viendo en regiones más pobres como Andalucía, Extremadura, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Comunidad Valenciana, etc. Os puedo asegurar que quienes en los próximos años tengan la inmensa fortuna de contar con un trabajo, será a costa de soportar condiciones leoninas, hasta el punto de que los mileuristas serán los privilegiados de la sociedad. Hoy seguramente os parecerán muy exageradas estas palabras, pero mi deber moral es contar lo que pienso y lo que sé. Luego cada uno es libre de hacer con esta información lo que quiera.

Llega la hora de los valientes, amigos. Las conductas pusilánimes cuyo leit motiv sea el “virgencita, que me quede como estoy”, van a ser letales para las personas que así se comporten. Desde mi punto de vista lo más sensato es planificar con tiempo la salida del país, y a ser posible dentro de la Unión Europea, ahora que todavía contamos con las máximas facilidades para hacerlo. Hoy es muy pertinente recordar que sólo las especies que mejor se adaptan al cambio acaban sobreviviendo, como desde tiempo inmemorial nos viene enseñando la madre naturaleza. La vida es un aprendizaje continuo, es crecimiento, y ahora más que nunca debemos tener clara esta realidad. Sólo quienes estén dispuestos a una profunda renovación, por muy dolorosa que resulte, podrán salir adelante.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

11 comentarios

  • Soter

    Estimado Fernando, sigo su blog desde hace un tiempo, y para mí suele ser una agradable experiencia encender el ordenador por la mañana y leer lo nuevo que ha depositado en él. Quisiera sugerirle que compartiera con sus lectores esa extensa información que posee sobre la situación actual. Todos somos conscientes de la gravedad del presente y del futuro, pero creo que sería muy útil tener más detalles de “por donde pueden ir los tiros” para poder planificar mejor nuestros actos en momentos tan delicados como estos.

    Un cordial saludo

  • Me gustaría, por una vez, no estar completamente de acuerdo contigo… y no encuentro motivos para rebatir tus duros, aunque no por ello menos ciertos, argumentos.
    Nos vemos en… (Fernando añade el lugar que desees)
    .-= Javier acaba de escribir…El tapiz de Bayeux, un cómic medieval. =-.

  • emilio

    “Esta realidad (el paro)…es la que va a desencadenar un profundo cambio en nuestras vidas”. Cuando estba leyendo esto de marchar, me estaba preguntando ¿a dónde? Luego veo que hablas de la UE, pero en ésta no atan los perros con longaniza. No es sólo que en la UE haya mas de 20 millones de parados. Es que hay unos 80 millones de personas que rozan los límites de la pobreza y de la exclusión social. Yo no es que tenga una agenda rebosando de contactos en europa, pero los pocos que tengo me dicen que están en unas condiciones precarias, a punto de terminar sus contratos, con un futuro incierto y, en ocasiones, planteandose regresar. En fin, a ver si alguno de los tertulianos nos hablara de otras posibilidades. Un saludo: emilio

  • Fernando Solera

    Aprovecho para saludar a Javier, al que le deseo lo mejor en la migración de su magnífico blog Historias de la historia.

    En cuanto al comentario de Emilio, sé que en Europa las cosas también están francamente mal. Llevo casi dos años rastreando todo tipo de opciones, y comparto tu opinión de que ya no se atan perros con longanizas en ninguna parte. Sin embargo, la situación en países como Francia, Holanda o Alemania, pese a que no es en absoluto buena, dista mucho de ser como la de aquí. El dato del paro en España es demoledor, y el problema fundamental es que estamos muy lejos de tocar fondo. Por eso creo que si hay que elegir entre lo malo y lo peor, yo al menos me quedo con lo malo. Emigrar es algo muy duro, y por eso creo que quien lo haga deberá planificarlo a conciencia, pero te puedo asegurar que lo que se está empezando a ver en España recuerda demasiado a una época que por fortuna creíamos totalmente olvidada.

    Un saludo para Emilio, Javier y demás lectores del blog. Por cierto, si queréis disfrutar de un punto de vista diferente y crítico sobre la Europa comunitaria, os recomiendo el blog del citado Emilio. Europe@s fue galardonado por la Comisión Europea con el premio al mejor artículo sobre la actualidad del viejo continente.

  • Mayte

    Efectivamente, Fernando, renovarse o morir. He ahí la cuestión. Viendo el panorama, leyendo artículos como el tuyo y profundizando en los de prestigiosos analistas, no me queda más remedio que rendirme a la evidencia de que España se está descalabrando por momentos. Y no me refiero sólo al aspecto económico, sino también al social.

    El deterioro es cada vez mayor, y se está convirtiendo en una total destrucción de la que nadie puede predecir el terrible impacto que va a causar en la población. Yo también abogo por coger la maleta y salir del país. Son durísimos tanto la decisión como el acto en sí, pero hay que ir a buscar los garbanzos allí donde sea más posible conseguirlos.
    Es poco prosaico, ya lo sé, pero el estómago tampoco lo es.

  • Si algo he aprendido a lo largo de mi todavía corta vida es que la capacidad de regeneración del ser humano es ilimitada. El hombre siempre termina por salir a flote aun en la más feroz de las hecatombes. Nuestra fortaleza no es de este mundo. Es algo inexplicable. Por fortuna, y gracias a que dispongo de una tupida red social y una raigambre que me protege, no he tenido que enfrentarme a situaciones desesperadas en esta crisis, pero conozco algún que otro drama personal severo y me invade la mayor de las impotencias. Es muy doloroso ver cómo todo se derrumba alrededor y comprobar cómo nuestros políticos tan sólo buscan reinar sobre las ruinas. Son meros animales de poder.
    .-= Domingo acaba de escribir…Semana del 4 al 10 de marzo de 2010 =-.

  • A mí me coge muy mayor como para cambiar de aires. No tengo mas remedio que esperar que la Seg. Social no quiebre y me pueda pagar mi pensión de jubilación.
    En cuanto al futuro que os espera a los más jóvenes, es bastante negro. Pero, como dice Emilio, es negro aquí y en Europa. Yo también tengo contactos “externos” en Francia y en Italia, y me dicen que las cosas están también muy jodidas allá. Son dos países que visito con cierta frecuencia y al margen de esos contactos de los que hablo, he podido comprobar in situ, hablando con la gente de “infantería” como tu la llamas, de cómo de negro está también el panorama en esos dos países. Dos de mis hijos han estado trabajando en Francia y en Italia (uno en Dell Computer y la otra en la Universidad de Piamonte Oriental, con contratos estables) y al final han vuelto porque las cosas no eran tan bonitas como las pintaban.
    No conozco las profecías mayas ni cosas por el estilo, pero a mí me da la sensación de que estamos a las puertas de una revolución de envergadura, que nos va a afectar a todas las economías occidentales y al modelo económico del siglo XX. Ojala que los que sean capaces de desarrollar esa revolución (y los jubiletas no sé si valdremos ya para ello), tengan la fuerza suficiente para dar la vuelta a esta tortilla que está, a mi juicio, quemada.
    Los jóvenes inquietos, como tú y otros muchos, y la Slociedad en Red, son mis grandes esperanzas.
    Un abrazo y mucha suerte.
    .-= Armando acaba de escribir…YO NO HE SIDO =-.

  • Fernando Solera

    Mayte: Estamos asistiendo a unos cambios extraordinarios, lo más relevantes seguramente en muchas décadas, por eso comparto contigo la idea de que mucha gente no va a tener más remedio que marcharse de España, aunque le resulte muy doloroso.

    Domingo: Como bien dices, la capacidad del ser humano es ilimitada, mucho más de lo que nos imaginamos o nos inculcan. Yo también conozco algún caso de gente que lo está pasando fatal, y lo peor es que estamos sólo en el comienzo de esta brutal crisis.

    Armando: Comparto contigo y con Emilio la idea de que las cosas en los países de nuestro entorno tampoco están para tirar cohetes. Dicho esto, creo que convendrás conmigo que la situación de España no se puede comparar, ni de lejos, con la de países como Francia. Incluso Italia, estando realmente mal, no tiene un panorama tan sombrío como el nuestro. Y no sabes cuánta razón tienes al asegurar que estamos ante una revolución de una envergadura extraordinaria.

    Un abrazo a todos, amigos.

  • El principal objetivo es que seamos más y cada vez más. A pesar de la mentira sistemática del aparato partitocrático, de sus medios de desinformación para masas de pizza, de las amebas votantes de sodomizadores silenciosos, de programas basura de cotilleo en horas de máxima audiencia, de la falacia burguesa low cost del fin de semana en Berín o Roma o donde sea, etc. creo que cada vez vamos a ser más. Hasta dónde llegue la amnesia social, ya se verá, pero lo que tengo muy claro es que vamos a tener que contribuir a despertar al personal en la medida de nuestras posibilidades como paso previo a tomar las calles y a tomar las medidas, como pueblo, que los poderes “independientes” del estado u otras administraciones, bajo presión política, no se atreven a tomar por la presión/amenazas de los que se denominan a ellos mismo como ‘demócratas’.

    Salutacions.
    .-= POBLE INSUBMÍS acaba de escribir…Rain or pain? =-.

  • Bernardo

    Con todo mi respeto y admiración por todos los que opináis sobre la situación actual en nuestro país, no le encuentro mucho sentido al mensaje(abandonemos, el barco que se hunde.
    Seria un contrasentido que mientras en España hay varios millones de personas venidas de otros países buscando una mínima calidad de vida,los españoles emigraramos al mismo tiempo buscando lo mismo en otros países de nuestro entorno,algo falla.
    Tanto un carpintero,como un profesor de ingles,como un político,ama de casa,líder sindicalista,empresario,etc,salen de la sociedad que nos rodea,si tenemos problemas o no, es tarea de todos,es muy sencillo echar las culpas a otros,no debíamos de dejar en manos de nadie nuestro propio destino,eso es una tarea constante,el estado y todo lo que representa no va a solucionarnos la vida,el habérselo confiado es un gran error,una sociedad idiotizada,frente a un televisor,frente a publicaciones pésimas,emisoras pésimas,publicidad engañosa y perversa,sensacionalismo con la educación,comercio y negocio con todo y con todos,eso es lo que nos rodea,pero podemos y debemos buscar(y los hay)buenos mensajes,buenos profesionales,buena educación en definitiva,pero esto requiere esfuerzo,sacrificio,sufrimiento.
    Podemos imaginar por un momento que una familia española en vez de gastarse el dinero que tiene( o no tiene) en la compra de unos cuantos metros cuadrados para vivir lo gastara en educación,en formación académica o profesional,o simplemente en cultura,pues todo,todo seria distinto,ese es el gran cambio,esa es la transformación que deberíamos hacer,entonces seriamos dueños de nuestro destino.

  • jasper

    Siempre hemos ido de Feudalismo en Feudalismo, com el juego de la Oca. Hoy son los bancos y las multinacionales; lo que venga mañana dependerá de cuantas ostias son capaces de aguantar los españolitos bajitos y altitos que dice la canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *