Ser uno mismo es ya una cuestión de supervivencia

(Diariamente visito elconfidencial.com, uno de los medios online españoles más seguidos. En este periódico digital se suele hablar sobre todo de política y economía, aunque de vez en cuando te puede sorprender con perlas como el artículo que escribió Juan Perea el pasado martes. ‘Ser uno mismo es ya una cuestión de supervivencia’ es un perfecto compendio de las columnas con que este economista y máster por Columbia ha deleitado a sus lectores semanalmente. Aunque recomiendo su lectura íntegra, voy a reproducir a continuación sólo unos párrafos de tan iluminador artículo.)

Una idea ha constituido el eje central de los distintos temas expuestos: la necesidad de ser uno mismo y los obstáculos a los que nos enfrentamos cuando optamos por ese camino. Mi mensaje se resume en esta frase: eres único y, respecto a esto, no tienes elección. Descubriendo quién eres, y no quién te han hecho creer que eres, podrás desarrollar todo tu potencial, amarte a ti mismo y desde ahí ser un miembro útil, imprescindible, para la sociedad y para el mundo. Sólo así puedes evitarte sufrimientos innecesarios y esta es la única vía para apreciar en su totalidad el don de la vida y la experiencia de ser humano. Este es el trampolín con el que dar el salto al amor a los demás y a la alegría de vivir.

Nos vemos abrumados por la maquinaria del ‘tienes que ser mejor’. Todo el aparato publicitario, que invade hasta nuestra intimidad, va dirigido o bien a inocularnos grandes dosis de miedo, o bien a hacernos creer que para sobrevivir y adaptarnos a ‘lo que se espera de nosotros’ (un eufemismo para vendernos la moto)  hay que ser más: más listo, más guapo, más fuerte, más divertido, tener más cosas y más dinero. La paradoja es que en general la directriz conduce al resultado opuesto: la mayoría acaba más pobre y, lo que es peor, más infeliz. No es sorprendente que un tigre no pueda paladear más que mínimamente el gusto por vivir si siempre ha creído ser oveja. Aunque ello le haga sentir que forma parte de un rebaño, que pertenece a algo que le da un cierto calorcito, una cierta tranquilidad.

Para llegar a la esencia de nuestro genio, a nuestras cualidades innatas, debemos soltar las amarras de las creencias limitantes y el gregarismo y hacernos a la mar que es la vida más incierta, más arriesgada y a su vez más libre, más abundante y más plena. Ahí uno recupera la responsabilidad sobre su propia existencia y puede ser verdaderamente útil a los demás, fuente de la propia armonía y felicidad. Creo que ese es el significado más profundo del ‘todos somos uno’, donde desde la verdadera individualidad uno se encuentra con los demás y constituye algo nuevo y mejor.

Me despido, cómo no, con una cita, esta vez de Oscar Wilde, el inigualable (como cada uno de nosotros) genio y estigma de la sociedad victoriana que le toco vivir. “La finalidad de la vida es el desarrollo de uno mismo. Estamos aquí para realizar a la perfección nuestra propia esencia. Hoy día la gente tiene miedo de sí misma. Y ha olvidado el más alto de todos los deberes, el deber que  uno tiene consigo mismo. Las personas son generosas; alimentan al hambriento y visten al mendigo. Pero sus propias almas pasan hambre y están desnudas. La valentía ha desaparecido de nuestra raza. Quizá  nunca la tuvimos de verdad. El terror a la soledad, que es la base de la moral, y el terror a Dios, que es el secreto de la religión, son las dos fuerzas que nos gobiernan. Sin embargo, creo que si una persona viviera su vida con plenitud, si diera forma a sus sentimientos, si expresara sus pensamientos y realizara todos sus sueños, el mundo conseguiría el impulso de la alegría. Pero aún el más valiente de nosotros tiene miedo de sí mismo. La mutilación de nuestro lado salvaje tiene toda su trágica supervivencia en una abnegación que coarta nuestras vidas. Se nos castiga por nuestras negativas. Todo impulso que procuramos sofocar se queda maquinando en la mente y nos corrompe”.

9 comentarios

  • Para ser uno mismo hay que estar preparado para el desdén, para el desprecio. Son muchos los que, intentando ser lobos esteparios, se asustan con el primer vendaval y vuelven al redil como mansas ovejas, en busca del confort y la sensación de seguridad perdidas. Pero eso es porque no creen en ellos mismos ni en sus posibilidades. Viven acomplejados, resignados al rol que otros les han adjudicado. Debiéramos echarle más testiculina a la vida, que recuerdo sólo es una.
    .-= Domingo acaba de escribir…ZP en su laberinto =-.

  • La verdad es que vivimos en una sociedad competitiva en la que la expresión “es un perdedor” se ha convertido en insulto. Ser una persona sin ambiciones es una disposición a ser perdedor. Creemos a pies puntillas que una persona rica es la que más tiene y tendemos a confundir poder y dinero con felicidad. Creo que todos sabemos que no es así.

    Socialmente todos sabemos que hay libertad de expresión. Pero, también lo hemos podido apreciar en la blogosfera, hay muchos -muchísimos- que cada vez que opinan se creen en posesión de la verdad absoluta sin dar opción aldebate.

    Creo que el secreto de la felicidad es conformarse con vivir tranquilos y felices, dedicándonos a lo que nos gusta y sin desear lo que sabemos que no está a nuestro alcance. Con respecto a ser uno mismo, creo que tan malo es seguir la corriente como encabezonarnos en ser “especiales” tenemos que tener la mente los suficientemente abierta para el debate, tanto para convencer con nuestros argumentos como para dejarnos convencer.

    Un abrazo
    .-= luferura acaba de escribir…REUNIÓN DE LA COMUNIDAD DE VECINOS =-.

  • emilio

    Prefiero la cita de Óscar Wilde a la de Juan Perea: uno empieza por amarse a sí mismo y termina travestido en un ser narcisista. No tengo nada contra el narcisimo individual, pero sí contra el narcisismo social:¿Te imaginas un planeta ‘ocupado’ por 6.000.000 millones de narcisos?

  • Parece que estamos enfermos de altruismo y de lo que creo que lo estamos es de coacción (social, económica y moral) por una sociedad y un entorno que, como a los niños en las escuelas coránicas, no dicen qué, cómo y cuándo.
    Así que, pensemos un poco en nosotros también y dejemos de lado el “qué dirán”
    Como siempre metiendo el dedo en la llaga.

    Un abrazo
    .-= Javier acaba de escribir…Reconstrucciones virtuales de ciudades romanas =-.

  • luna

    Nacemos desnudos, y poco a poco nos ponen pañales por que no te puede hacer caca en cima, te ponene un babero para no babear, nos aropan y nos alimentan y nos enseñan a conportarnos y como es el prototipo de hijo nieto sobrino ideal, y un dia tu quieres ser diferente y todo esto que te rodea se pone encontra tuyo y tu que solo conoes lo que vives aunque tu alma te insinua que hay algo mas pero estar luchando continuamente pues te cansa y te desanima y desea que todo vuelva a su ser y dices “mas vale lo malo conocido que lo bueno por venir”.
    Creo que se resume bastante lo que es vivir en este mundo ,aunque en cada epoca y en cada momento hay personas que piensan y viven de manera muy contraria a como le educaron y cada dia somos mas rebeldes pero con causa un saludo afectuoso para todo/as.

  • Josep Julián

    ¿Y no será que han hecho un trabajo tan bueno con nosotros que actuamos como pulgas amaestradas? Nadie renunciaría a sus sueños ni viviría bajo la bota religiosa o el encorsetamiento moral si no fuera porque el arte de la doma tiene mucho más éxito del que nos pensamos. No sabes cómo me he acordado de ti en estos días de crisis sistémica.
    Un abrazo.

  • Mayte

    Pues yo considero que han realizado una labor fabulosa con nosotros desde la cuna, y que resulta muy difícil quitarse ese estigma que se erige, como espada de Damócles, cada dos por tres sobre nuestra cabeza: tienes que ser bueno, tienes que ayudar a los demás, tienes que estar dentro de la sociedad, debes apoyarte en los demás, seguir el carril que indican los poderosos, que son los que más saben … En fin, paparruchas para anularnos como seres humanos.

    Deberíamos preocuparnos más de nosotros mismos y de nuestras almas, que son los auténticos motores que nos mueven en esta vida que nos ha tocado vivir. El alienamiento debe ser contrarrestado con un fuerte amor por uno mismo, que bien nos lo merecemos, aunque muchos lo tachen de egoísmo.

  • Eduardo

    yo eh tenido muchos problemas sociales al principio me querian y luego estubo duro la adolescencia soy un joven adolescente que no me dejaban seguir estudiando y hasta que encontre uno pero me daba miedo perderme por que tenia que ir por los caminos y camiones y yo no sabia eso no encontraba algo y me quede preocupado crei que habia perdido todo ya ni tengo amigos pero TARDE O TEMPRANO ENCONTRARE UN MEGOR FUTURO FUERA DE LA GENTE Y SOBREVIVIRE NO DA MIEDO LA SOLEDAD SI NO NO SABER QUE HACER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *