Sé osado y fuerzas poderosas acudirán en tu ayuda

En esta nueva entrega de ‘Citas Contigo’ os hablaré de una cita atribuida al escritor alemán Goethe. En ella nos habla de que si reunimos coraje y osadía para perder el miedo, podremos contar con fuerzas inefables que nos ayudarán a superar cualquier obstáculo. La frase tiene mucha enjundia y espero que mi análisis también os pueda ser de ayuda. Gracias a todos.

 

miedo

6 comentarios

  • Domingo

    Los intrépidos son los que hacen avanzar los grupos humanos. Supongo que alguien tuvo que ser el primero en salir de la cueva para ponerse a cazar. Hasta el hecho de que nosotros estemos aquí es un acto de superación del miedo: el de nuestro padre para acercarse y ligar con nuestra madre, por poner un ejemplo. Da vértigo pensar la de asignaturas que habremos dejado pendientes por miedo, la de pasos no dados que acumulamos tras nosotros. Creemos que no tomar riesgos nos dejará ilesos, pero muy al contrario hace de nuestra vida un siniestro total.

    • Me quedo con tu frase final, Domingo. El no tomar riesgos, el carecer de coraje, hace que nos convirtamos en un muerto en vida, efectivamente. Por eso hay que tener coraje y fe. Fe en lo que quieras, pero fe. Sin fe ni esperanza, no llegamos ni a la esquina, amigo mío.

  • Ya sé, Fernando, que en tu entrada te refieres a nuestros miedos personales y a nuestras decisiones diarias. Pero me gustaría tener ahora frente a frente a Goethe y preguntarle dos cosas: 1. A qué fuerzas poderosas se refiere. 2. Si ese consejo quería aplicarlo a cierto tipo de personajes históricos (tipo Julio César, Alejandro Magno, Napoleón, Lenin…) o es válido para todo el mundo.
    Por muy osado, por ejemplo, que fuera éste último, por mucha determinación que pusiera para llevar a cabo la revolución soviética…mira cómo terminó la cosa. Eso por no hablar de Napoleón o Alejandro…

    • Pues te voy a responder yo en nombre de Goethe, si se me permite la osadía. Con lo de “fuerzas poderosas acudirán en tu ayuda”, apuesto a que hace referencia a energías extrasensoriales del más allá. No olvidemos que su célebre Fausto, es una obra de alto contenido esotérico. Fausto sabe mucho de la vida a través de los libros, pero carece de experiencias personales para completar su sabiduría. Y yendo al meollo de tu cuestión, te diré que esas fuerzas poderosas que te ayudarán son probablemente las que aparecen en el prólogo de Fausto. Dicho prólogo acontece en el cielo y en él se citan expresamente a los arcángeles Rafael, Gabriel y Miguel. Llámalos ángeles, llámalos seres de luz o llámalos como quieras.

      Al pobre Fausto le faltaba la sabiduría de la vida, y necesitaba zambullirse en ella sin miedo. Yo apuesto a que el escritor alemán hacía referencia a esas fuerzas ocultas que están con nosotros y de las que sólo nos acordamos en momentos de desesperación. O como diría un castizo: “sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena”.

      Espero haber aclarado tu duda, Emilio.

  • Bernardo

    Me suben las endorfinas cada vez que escucho tus audios, siento lo mismo con la lectura, pero bien es cierto que aplicar la teoría a la práctica es un ejercicio cuando menos complicado. En la teoría permanezco en mi zona de confort, cuando pienso en la práctica el miedo aparece inmediatamente, las preguntas me invaden y vienen las dudas. No quiero excusar mi comportamiento, tengo 45 años, pero en el contexto donde me he forjado han existido influencias muy negativas que me originaron muchos desequilibrios, por ejemplo, me daba miedo tener hijos, o comprar la vivienda y endeudarme, o cambiar de empleo .En todas las decisiones necesité apoyo externo, Julia (mi mujer), fue determinante.
    Y voy a ser muy sincero, me sigue faltando coraje, y me duele, estoy trabajando en ello, pero no veo claro como iniciarme en la práctica.
    Recibe un afectuoso saludo.

    • Pues me satisface mucho saber que te puedo subir las endorfinas, Bernardo. Es un halago que valoro mucho, porque sé lo jodido que es tenerlas por los suelos.

      En cuanto al coraje, no hay recetas mágicas. De hecho creo que lo estás haciendo muy bien, porque aunque sigues teniendo miedos, no llegan a paralizarte. Haz lo que puedas, sin forzar ni exigirte demasiado. Ve poco a poco. Es lo mejor.

      Un afectuoso saludo y gracias por tus palabras, Bernardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *