Sobrevivir dignamente

Se acabaron los días de vino y rosas. Se acabaron las escapadas con vuelos low-cost al extranjero, las vacaciones en el Caribe, los Porsche Cayenne y las cenas de restaurante en fin de semana. Todo eso murió. La vida es cíclica, y ahora hemos entrado en una etapa de depresión económica. Es lo que hay. Quienes disfrutaron los últimos años quemando el dinero como si no hubiera mañana, están sufriendo ya las consecuencias. Pasar de servilleta a mantel es muy fácil, pero el camino inverso te lleva directamente a convertirte en un yonqui de antidepresivos y ansiolíticos. Así está ahora mismo una buena parte de la población, dopada, porque su tren de vida ha descarrilado y sus deudas se han convertido en inasumibles. Hemos quemado tanto dinero que nos hemos quedado sin nada.

Lo que toca es intentar sobrevivir con tranquilidad, sin caprichos ni lujos de ningún tipo. Si quemas todo lo que tienes, sólo te queda intentar capear el temporal. Y en esas estamos. Me consta, porque conozco personalmente unos cuantos casos, que en los últimos tres años hay gente que se está marchando de las grandes capitales. Esta clase de ciudades, con alto coste de la vida, acaban expulsando a quienes no tienen trabajo ni expectativas de conseguirlo. A la larga sale mucho más barato vivir en una ciudad pequeña, especialmente del sur, que hacerlo en Barcelona, Madrid o Bilbao, por poner tres ejemplos. Sólo en precio de la vivienda ya es abismal la diferencia. Un parado puede sobrevivir más fácilmente en Málaga, Alicante o Murcia, por poner otros tres ejemplos, pues la vivienda en estas últimas ciudades cuesta la mitad que en las tres primeras, ya sea la hipoteca o el alquiler. Y eso por no hablar del coste energético, que también se está disparando.

Desengañémonos. El futuro para la inmensa mayoría de la población que se quede en España va a ser tirar adelante como buenamente pueda, no hay más. Nos hemos comido todo el dinero, no tenemos más que deudas que hay que saldar, y por eso el consumo está cayendo en picado. Quien tenga dinero para subsistir cubriendo sus necesidades básicas de energía y alimentación será un privilegiado. Nos creímos los reyes del mambo pero no llegamos a guardarroperos, lo que está provocando el éxodo de miles de pobres desempleados, expulsados de las grandes capitales tras quedarse sin trabajo. Urbes hostiles en las que el coste de la vida, especialmente el de la vivienda, obliga a vivir al día y virgencita que me quede como estoy. Se ha terminado de un plumazo la obsesión de tener y aparentar. Ahora toca ser humildes y vivir con lo realmente necesario, como nunca debimos dejar de hacer.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

20 comentarios

  • Manuel

    Si uno analiza el gasto medio de un español resulta que un 20% del presupuesto se va en el coche privado.¿Pero de verdad hace falta que tengamos 22 millones de coches? ¡¡¡Un coche por cada 2 habitantes!!! Contando menores de edad y personas que por cualquier motivo (edad,incapacidad etc) no puedan tener coche.En Cophenagen el 55% de los desplazamientos son en bici y eso que es un país con más renta,casi sin paro y con un clima bastante malo para la bici.El 40 % de las familias no tienen coche y resulta que aquí con un 26% de paro no llegamos ni al 10% de los desplazamientos con la bici.
    La realidad es que tenemos mucho margen para bajar nuestro despilfarrador nivel de gasto y tendremos que hacerlo,nos guste o no,y cuanto antes mejor sino queremos ir a la bancarrota total.

    • Fernando Solera

      El consumo está cayendo en picado, también el de gasolina. Especialmente significativo es el número de todoterrenos y vehículos de gran cilindrada puestos a la venta en webs de segunda mano. Pero si además bajaran los precios inmobiliarios lo que deberían de bajar, no las estaríamos pasando tan putas.

  • Domingo

    Esta crisis nos ha partido por la mitad, ya no volveremos a ser los mismos. Y yo aún tengo que dar gracias por haber encontrado trabajo en lo más crudo de la recesión y con picos de seis millones de parados. Amigos míos no han tenido tanta suerte y ahora andan buscándose la vida lejos de España, pero no saldrán en ningún “Madrileños por el mundo”, porque ahí sólo salen los casos de éxito y eso, por desgracia, no es la tónica general. Conozco a gente muy preparada, con carreras técnicas e ingenierías, fregando retretes en Doner Kebaps de Alemania. Las tierras de promisión no existen y, más allá de las grandes cifras macroeconómicas, no hayt ningún país del planeta donde se aten los perros con longaniza. Si jodido es salir adelante en España, más jodido es intentar hacerlo lejos de los tuyos. Queda mucha mili por delante y los de abajo hemos sido reclutas toda nuestra puta vida, con perdón. Y así nos ha lucido siempre.

    • Fernando Solera

      Esos programas son muy bonitos, y están pensados para venderte la moto y que te marches del país. Desgraciadamente, por cada uno que triunfa hay diez que se comen los mocos, y eso tirando por la bajo. A los más jóvenes que tienen empleo les está salvando vivir con los padres, pues si lo hiciesen de alquiler tendrían que malvivir. Si los jóvenes no se pueden independizar, el país no tiene futuro, así de simple, Domingo.

  • Bernardo

    Podríamos escribir ríos de tinta para explicar lo inexplicable.
    Ricos-Pobres y Pobres-Ricos.
    ¿Quienes somos?.Somos lo que somos,o lo que tenemos.
    Trabajo=Dinero=Consumo=Somos.
    La ruleta de la fortuna.
    El sistema ha convertido todo y a todos en mercancía.
    Sí,la sociedad está enferma de infelicidad, millones de personas medicadas de por vida,sin rumbo,ni libertad,sin horizonte alguno.Un escenario parecido al de una posguerra.
    Mucho ruido,estrés,demasiados estímulos que nos cegaron completamente.
    Una sociedad anestesiada,que entró al quirófano voluntariamente,seducida convenientemente por unos cuantos,atraída por un falso bienestar, lleno de materiales inservibles,prescindibles.
    No nos engañemos más,no nos dejemos engañar más,el crecimiento o bienestar que vayan alcanzando otras partes del planeta,será en detrimento del nuestro,como es en todo,hay unos recursos y son los que son,y los inventos ,“el crédito”,ya vemos en lo que han acabado.
    A lo único que no dejo de darle vueltas es a ,¿que va a pasar con los millones de personas condenadas a la miseria más absoluta?,sin trabajo, ni tierras que cosechar para comer,urbanizados,llenos de cemento por todas partes.
    Siento escalofríos y tristeza.
    Muchas gracias por tus artículos,llenos de lucidez,de realidad,y madurez personal.
    Un abrazo sincero.

    Bernardo.

    • Fernando Solera

      Efectivamente, Bernardo. El sistema nos ha lavado el cerebro para que creamos que valemos por lo que tenemos, no por lo que somos. Gracias a esa lobotomía el sistema funciona. Es todo un ‘logro’ haber convencido a gran parte de la población para que acepte su condición de esclava.

      Muchas gracias por tus cariñosas palabras, Bernardo. Otro abrazo para ti.

  • efurom1

    Es una pena que tengamos que hacer las cosas porque “a la fuerza ahorcan”. Creo que debíamos haber aprovechado los momentos de bonanza para hacer de forma voluntaria lo que debemos hacer ahora de forma obligada no solo en la política sino también en la ética y en la estética.
    Los mensajes estaban a la orden del día en los medios, en la escuela, en la calle: sobre el consumo, sobre la alimentación, sobre las basuras: “apaga la luz”, “cierra el grifo”, “baja un poco la calefacción/aire acondicionado”…
    A estas alturas y en estas circunstancias, por ejemplo, ¿quién se preocupa de separar las basuras? Un amig@ muy leid@ me decía: “pero si es igual, para que te vas a dar el trabajo, si luego viene el camión de la basura y loecha todo al mismo sitio?

    • Fernando Solera

      Es un problema de educación desde bien pequeños, no sólo en las escuelas, sino también en los propios hogares. Si en casa los niños han visto unos padres hedonistas, los hijos acaban saliendo iguales o peores. “No sin mi smartphone, mi tablet, mi whatsapp, etc”. La hostia está siendo de campeonato, y los profesores que lo vivís en las aulas habréis empezado a detectar cómo muchos alumnos ya no pueden fardar tanto como los de la pasada década, que dejaban el instituto chulescamente, riéndose de quienes seguían estudiando.

      • emfrom

        Ahora estamos en la otra fase del péndulo: alumn@s, con diez años más, regresan -con el rabo entre las patas- a las aulas. Eso sí, en cuanto les sale un trabajillo por unos días, vuelven a las andadas. Además, como sigues las noticias, habrás visto que las “autoridades” están muy interesadas en maquillar los % de fracaso escolar. Antes se gastaban el dinero en programas de mejora, ahora han descubierto que lo más barato es presionar a los profes para mejorar los resultados…

        • Fernando Solera

          Está claro que han optado por cargarse el sistema educativo. El objetivo es estabular a los alumnos bajando el nivel de exigencia hasta niveles irrisorios, para que al terminar puedan presumir de haber conseguido un título, aunque en el fondo no sepan hacer la o con un canuto. Es una pena, Emilio. A ti qué te voy a contar que no sepas.

  • Si nos vamos a un sitio más barato solo para poder subsistir aunque sepamos que no hay ninguna oportunidad de trabajo, tendremos lo que nos merecemos…o lo que se merezcan….

    • Fernando Solera

      El problema es que las expectativas laborales, sobre todo para la gente mayor, son absolutamente funestas. Por triste que resulte, eso está provocando que mucha gente se vaya a ciudades mucho más baratas. Suena a rendición, pero para muchos no queda otra.

  • Lo único que no podemos, es rendirnos, Fernando….
    No soy joven, y no hace tanto que me quedé con una mano delante y otra detrás…
    Si me hubiese rendido, no me encontraría ahora desde hace 10 días pegando saltos al otro lado del Atlántico….
    Que no es que se lo desee a todo el mundo, pero es mejor que estar en casamirando la ventana…

    • Fernando Solera

      Estoy de acuerdo contigo en que jamás hay que rendirse. Si se pierde la esperanza estás muerto. Ahora bien, el 2013 es un año mucho peor para encontrar empleo que cuando estuviste en paro. Ojalá tu trabajo te dure muchos años porque eres un gran profesional, pero si te vieras otra vez en el paro te aseguro que te resultaría extraordinariamente difícil encontrar otra oportunidad.

  • Recuerdo hace unos años, antes de la crisis, se veía tanta riqueza, todo el mundo iba de veraneo, todos comprando pisos, y cuando llegaban las navidades o reyes, todos los comercios abarrotados, por las calles gente con bolsas, se veía el gran derroche que nos invadía, parece como si cada uno quisiera ser más que el otro, era algo asombroso, y ahora… ahora… al ver cómo está todo… comercios importantes cerrados, locales que se traspasan, que se alquilan, que se venden, pisos en venta, comercios que pueden sobrevivir no sé gracias a qué están vacíos, gente que abre los contenedores para coger restos de comida, o pidiendo en las puertas de los supermercados o iglesias o calles, montones de desahucios cada día, paro que crece como la mala hierba, etc, esto es deprimente, Fernando, no sé cómo podremos sobrevivir algunos para poder pagar los servicios básicos cuando antes de luz se pagaba ochenta euros ahora con los impuestos pagamos ciento veinte y así todo, la subida de impuestos nos está comiendo, esto es desolador, me faltan palabras para seguir escribiendo, Fernando, habrá que ir a vivir a un pueblo, comprar gallinas, sembrar un huerto con tomates, y vivir de esta manera.

    Me encanta leerte, gracias, Fernando, por darnos a conocer la dura realidad de nuestros días.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Lo de los locales comerciales cerrados se debe, fundamentalmente, a que tienen que pagar unos alquileres desorbitados. En una depresión económica no pueden seguir afrontando unos alquileres absolutamente usureros.

      Lo de irse a vivir al campo, para los urbanitas como nosotros, y ponerse un huerto, etc., es algo muy complicado. La mayoría no estamos preparados para cosas así, desgraciadamente.

      Un beso.

  • Quería darte las gracias por haber participado con tu micro relato volando con tu imaginación en mi blog, me ha encantado y quería comunicarte que puedes intervenir las veces que quieras y que no hace falta que te leas todos los comentarios desde el primero, con que te leas el último comentario es más que suficiente para que cojas el hilo y lo enhebres al tuyo. Y otra cosa, no hace falta que sean exactamente cuarenta palabras, quise poner un tope y fué ese, aunque también pueden ser menos.

    Mil gracias por haber jugado con la imaginación.

    Un besazo.

  • Me siento muy identificado con el texto que has escrito, Fernando. Yo mismo nunca he vivido por encima de mis posibilidades (como mucha gente que tampoco) y aún menos desde el 2008, fecha a partir de la cual vivo con aún menos que poco, intentando, eso sí, cultivar al máximo el conocimiento y análisis crítico del mundo. Esto no debería ser un problema en si mismo si no fuera porque está inducido por aquellos que ni saben lo que es actuar con responsabilidad y vivir humildemente, ni lo van a saber, ni lo quieren saber, a no ser que el régimen que se despedaza por momentos sea aniquilado definitivamente por la sociedad y en beneficio de la sociedad, y no por un iluminado populista al cuadrado que sea capaz de arrastrar a la ignorante masa de pizza de la sociedad de la información hacia otro abismo cualquiera, con diferente nombre.

    Saludos!

    • Fernando Solera

      Celebro saber nuevamente de ti, Samuel. Ojalá te prodigues más a menudo por tu blog, que tus reflexiones son siempre muy necesarias. No andamos precisamente sobrados de mentes lúcidas como la tuya en la blogosfera, te lo puedo asegurar. Si hubiese más gente como tú, otro gallo nos cantaría.

      Salutacions!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *