Sólo te llevarás lo que has dado

En este noveno podcast de ‘Citas contigo’ voy a analizar la siguiente cita de San Francisco de Asís. De ella extraeremos, entre otras conclusiones que, en el final de nuestros días, sólo te podrás llevar contigo el amor que has dado.

amor

9 comentarios

  • Hombre, Fernando, hoya toca Francisco de Asís. Como decía un amigo comilón cuando le ponías viandas a su gusto: “me has dado en el trigemino”. No hacía falta buscar en el diccionario para entender su expresión…Pues algo parecido me pasa con Francisco.

    No sé si te das cuenta de que expresiones como “compartir”, “perdonar”, “bien común”.. han sido expulsadas del vocabulario neoliberal que ha “triunfado” durante los años del ladrillo y que no hemos sabido recuperar en nuestro vocabulario diario después de tantos años de crisis. Pero hay que ir recuperándolos!

    Seguramente, si el personal tuviera bien presente que no nos vamos a llevar nada que no hayas dado, el mundo sería de otra manera.
    Un abrazo!

    • Efectivamente, Emilio. Los valores han sido tirados por el desagüe. ‘Tanto tienes, tanto vales’, y así sólo vamos al abismo. Afortunadamente creo que esta gigantesta crisis económica y de valores nos va a acabar espabilando. Un abrazo, amigo.

  • Domingo

    No siempre hemos hecho las cosas bien ni hemos compartido ni hemos perdonado a los demás, aunque eso en ocasiones te hace volver con más fuerza, hace que quieras intentarlo con mayor determinación. Nos han hecho daño, hemos hecho daño, no hemos dado nada y a veces lo hemos dado todo… y en esas dualidades está el retrato más íntegro que podemos obtener de nosotros mismos. Hemos sido el chacal y el cordero, y muchas veces la nada, la legislación vigente. Toca seguir dando.

    • Lo que no hay que hacer es dar a lo tonto, sin sentido. Muchas veces damos y damos y damos a gente que, sencillamente, no está preparada para recibir, y al final acabamos sufriendo. Hay que ser bueno pero no tonto. Toca seguir dando, pero con cabeza, Domingo.

  • Bernardo

    En el verano de 2014 falleció mi madre en un hospital, aquella noche yo estaba con ella sentado junto a su cama, su vida se apagaba poco a poco, constantemente sentía la necesidad de tocarla, de besarla, de acompañarla en ese viaje eterno, un río de emociones recorrían mi cuerpo, alegría de estar con ella, tristeza por su ausencia.
    Que bello es y que paz te proporciona un momento como ese, cuando te sientes humano, cuando te desnudas y nada te pertenece.
    Cuanta razón tienes cuando dices que los mejores recuerdos de la vida rara vez pueden estar asociados a lo material, yo he pasado una parte de mi vida diciéndoles a mis padres; nada quiero, solo os quiero a vosotros, vuestras caricias y afectos, vuestra compañía en definitiva.
    Fernando, darte las gracias por tu compañía, por tus audios y tus relatos, a mí me ayudan mucho.
    Un abrazo.

    • Jo, Bernardo, tus respuestas son de tal calibre que me dejas sin palabras. Son de una emotividad tal que no puedo quitar ni añadir nada. Sólo pedirte que tengas fe y sigas adelante, a pesar del dolor. Los hombres buenos siempre hacéis falta. Un abrazo.

  • Marisa Montalvo

    Un placer, Fernando, leerte en más de 140c.
    Totalmente d acuerdo contigo. Somos, plenamente conscientes de ello, cuando perdemos a un ser amado y sólo nos quedan los momentos que compartimos.
    Anótame como seguidora incondicional!

  • Le Monike

    Ama…ama y ensancha el alma! Siiii!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *