Papeles para todos

Antes, cuando no existía la prensa gratuita, muchos viajeros del metro salíamos del coma de todas las mañanas, leyendo lo mal que iba el mundo sobre el hombro de un señor con bigote. Él, por joder, tenía la poca deferencia de pasar la página a traición, dejándonos a varios pares de ojos sin saber si el planeta desaparecía ese mismo […]

» Read more