Todos nacemos originales y morimos copias

“Todos nacemos originales y morimos copias” es una cita del psiquiatra y psicólogo suizo Carl Gustav Jung, a cuya sabiduría he recurrido ya en varias ocasiones.

Mi reflexión de hoy, obviamente, aborda la infancia y cómo nos transforman durante la misma hasta convertirnos en seres idóneos para nuestra familia y la sociedad. Desgraciadamente el sistema está montado de tal forma que los niños tienen que encajar en el modelo familiar y social, aunque eso suponga aniquilarlos y que en la edad adulta se conviertan en unos farsantes avergonzados de sí mismos.

Como siempre, amigos, gracias por estar ahí.

originales

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

2 comentarios

  • Domingo

    Totalmente de acuerdo. El sistema penaliza en exceso la originalidad porque le conviene tener vidas que salgan de la cadena de montaje, vidas que sigan el camino que otros trazaron. O piso en propiedad, coche propio, matrimonio e hijos, o eres un tipo cuanto menos sospechoso. Y así con todo, con cualquier faceta de la vida que se os ocurra. Detesto cuando alguien inicia su arenga con un “lo que tienes que hacer” y la acaba con un “te lo digo por tu bien”. ¿Perdona? Además te lo suele decir gente que malbarató su vida, gente que al parecer no siguió sus propios consejos. Resulta llamativo.

    • Fernando Solera

      “Consejos vendo pero para mí no tengo”. El mejor ejemplo que puede dar una persona es con su propia vida, no con sus palabras, pues todos sabemos lo fácil que es predicar, yo el primero. Tú has tenido una inmensa fortuna: tener unos padres que te han permitido ser tú mismo sin reprocharte nada. Si tú algún día te conviertes en padre, harás lo mismo con tus ojos y podrán crecer sanos emocionalmente.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *