Traidor es el vencido y leal es el que vence

Esta cita de Calderón de la Barca es la excusa perfecta para reflexionar acerca de las relaciones sociales, y de cómo la figura del traidor, que está a la orden del día, no siempre logra salir victorioso. Os dejo con esta nueva entrega de ‘Citas contigo’.

traidor

6 comentarios

  • Domingo

    No creo que haya soledad más insoportable que la del traidor. Al final, lo que hay detrás, es un hombre solo, un hombre asediado por la nada, porque nada imperecedero ha construido a su alrededor, sólo trampolines de un solo uso. A los traidores el camino de ida siempre les va bien, donde empiezan los problemas es en el camino de vuelta -y siempre hay un camino de vuelta-, cuando se vuelven a cruzar con aquellos a quienes traicionó. Y ahí comienza la verdadera dimensión del drama.

    • Exactamente, Domingo. Lo has explicado de una manera magistral. Al final, todo acaba saliendo a la luz. Todo. Y quien ha actuado de mala fe contra otros, más pronto que tarde se le acaba volviendo en contra. Que se lo hubiera pensado antes. Un abrazo.

  • Bernardo

    Suscribo totalmente el comentario de Domingo, me toca muy de cerca,promesas y más promesas,al final traición.
    Llevo catorce años esperando que mi jefe cumpla con su compromiso y me proporcione lo necesario para realizar bien mi trabajo, me he ido adaptando a todo tipo de adversidades, cumpliendo fielmente con él, y ahora que las circunstancias han mejorado algo, se compra un Mercedes y contrata a una secretaria “personal”,de las herramientas que me prometió…nada. Cuando nos miramos a la cara solo él tiene que desviar su mirada.Me siento como si me hubiera robado el alma,me siento traicionado.
    Un abrazo.

    • Ya lo pagará, Bernardo, ya lo pagará. Pero recuerda: “hay que ser bueno pero no tonto”. Si podemos hacerlo, tenemos que impedir, en la medida de nuestras posibilidades, que nos tomen el pelo. Tú actúa honestamente como hasta ahora, pero tampoco te dejes torear. Un abrazo.

  • En el tema de la lealtad, al menos en mi opinión Fernando, habría que distinguir varios niveles: no es lo mismo lealtad personal que lealtad en la política, en la empresa, en la universidad… Supongo que tú te refieres aquí a la lealtad personal y estoy de acuerdo: sin ella, el mundo sería una porquería. Pero en política y otros ámbitos no funciona así. Piensa en la etapa de Zapatero o si quieres en la de Rajoy. Un votante de ZP tiene que seguir siendo “leal” a pesar de sus dislates? Y con Rajoy?
    Es más, pienso que una lealtad mal entendida es lo que les permite aplicar unas políticas impresentables.

    • Obviamente me refería a lealtades individuales, personales. Ya me cansé de la política, Emilio, acerca de la que escribí hasta aburriros solemnemente. De todas formas, siempre queda la esperanza. Grecia puede ser una pequeña luz entre tanta oscuridad. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *