Tras el 22-M

Acaba de comenzar la campaña electoral en España. Durante quince días, los dos grandes partidos nacionales van a intentar convencernos de que ellos son un mal menor, porque su rival es mucho peor todavía. PP y PSOE son un cáncer para la ciudadanía pues sus disparatadas políticas económicas, extendiendo una alfombra roja a la devastadora burbuja inmobiliaria, nos han conducido a un abismo sin retorno. Por si no tuviéramos ya suficientes pruebas del desastre, cuando pasen los comicios se pondrá en marcha una nueva batería de medidas, todas ellas orientadas en la misma dirección: seguir destrozando a los contribuyentes. Una foto con amas de casa por aquí, un autógrafo en el club de petanca por acá, una rueda de prensa en un comedor social… y después del día 22, que os den por culo, españolitos. A continuación, el menú que nos tienen preparado para la segunda mitad del 2011.

Entrantes

Empezaremos con una escabechina de trabajadores públicos. En las distintas administraciones se prevén decenas de miles de despidos entre personal laboral y funcionarios interinos, así como nuevos recortes salariales. Las plazas de quienes se jubilen de ahora en adelante, serán amortizadas en su inmensa mayoría. En definitiva, régimen severo para los empleados públicos.

Primer plato

De primero, subida de impuestos de todo tipo. Como nos descuidemos, nos acabarán cobrando una tasa por respirar. La sangría al ciudadano se verá reflejada en ámbitos como los siguientes: peajes en carreteras hasta ahora gratuitas, copago sanitario, subidas del IBI, nuevas subidas de la gasolina y por tanto de los alimentos, al igual que de la luz, el gas, el agua, etc.

Segundo plato

Recorte de prestaciones sociales y ‘moderación’ severa de sueldos. En Portugal se ha anunciado que el subsidio por desempleo se reducirá a la mitad, y analistas como Niño Becerra ya hablan de contrato de esclavitud. De hecho en España hay bastante gente que se ofrece a trabajar gratis. El cuencoarrocismo, del que he hablado en alguna ocasión, será el nuevo modelo salarial para quienes tengan la suerte de trabajar.

Postre

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, sólo se concederán hipotecas a personas de acreditada solvencia, todo lo contrario que hasta ahora. Los tipos de las hipotecas serán mucho más altos, lo que exterminará las expectativas especuladoras que arraigaron con tanta fuerza en la última década. En la actualidad, doy fe de que los precios finales de las transacciones ya están a años luz de los precios anunciados por los propietarios. Algo similar empieza a ocurrir con los alquileres, pues en muchas ciudades del país donde hay tantos pisos como habitantes, la oferta puede ser cien veces superior a la demanda, lo que está tirando de los precios hacia abajo.

Que aproveche.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

7 comentarios

  • Fernando, tenemos la suerte de que disfrutamos de unas elecciones cada 6 meses…
    No les va a dar tiempo antes de tener que empezar a sonreir de nuevo

  • Bernardo

    Hasta que todos en edad de votar no tengamos identificado el problema de esta organización llamada Democracia,nada cambiara.
    Simplemente es una lucha por la eterna dicotomía,Ricos y Pobres.
    Pero no olvidemos nunca que el poder reside en nosotros,en todos nosotros,pero mucho me temo que no lo vamos a utilizar,por vagancia,desidia,individualismo,por nuestro yo,yo,yo.
    Podemos echarle un verdadero pulso a la política,al sindicalismo interesado,al empresariado de la especulación,pero no lo vamos a hacer.
    Voy a dar un ejemplo de como podemos cambiar nuestro modelo,cuando llegan los festivos,puentes,etc,salimos como locos con nuestro coche,venga,pese al robo de los combustibles,no escarmentamos,todos a gastar,claro, el poder económico,ve esto y dice,más ,estos quieren más,pués más cara la gasolina,pero que pasaría si utilizaramos sólo transporte público o aún menos,no nos fueramos a ningún sitio,claro, algunos dirán,menos consumo,menos empleo,sí,pero es que lo que viene es precisamente eso,menos de todo,el cambio va a ser inimaginable,recuerdo la película el Titanic,los pobres en los camarotes de la parte baja del barco,cuando el barco se hundía,les cerraron las salidas,de esa manera los pocos botes salvavidas que había serían para los de siempre(los ricos),y ojo,con pistola en mano.Así….. que corra la imaginación.

  • emilio

    Este país no tiene apaño, Fernando:¿cuántoas años llevamos ya de crisis? Yo he perdido las cuentas. Pues todavía no he oído a nadie (a ningun responsable político) decir: “señores, el problema no es subir un impuesto aquí y otro allá. El problema es que tenemos que aprender a vivir de otra manera”. Las elecciones municipales serían una buena ocasión para ello. Pero no. Seguirán, como tú dices, haciendose la foto en el mercado o dando pedales unos metros para la galería.

  • Fernando, me gusta venir a tu blog porque me pongo al día con todas las novedades que nos cuentas.

    La verdad es que según dices,, está bastante mal, no hay salida, subida de impuestos, recortes a funcionarios, de prestaciones, e incluso, he ido a ese enlace que nos dices de que hay personas que se ofrecen para trabajar gratis ¡¡¡hasta dónde hemos llegado!!!!! realmente esto es un verdadero drama lo que está sucediendo en España.

    Y yo te hago una pregunta, tú que estás tan informado de todo ¿tú crees que nos pasará lo que a Portugal?

    Yo creo que deberíamos dar un escarmiento a los políticos el día de las elecciones.

    Un beso.

  • Quién iba a decir que el régimen de Franco acabaría tratándose de una dieta pro-obesidad comparada con la que ya nos están aplicando. Se nos va a quedar tal tipito de masai que vamos a empezar a correr (hacia fuera del país) a toda hostia. Al menos, los que podamos. Aquí, los hijos del baby booom no tienen ni presente ni futuro. Ni qué decir de los nacidos bajo el cobijo del llamado “milagro económico español” (1995-2007), hijos de un sistema educativo nefasto que niega cualquier futuro laboral a los hijos de la clase trabajadora o subsidiada, que representa ya sobre el 80% de la población del país, tras la desaparición de la clase media.

    Saludos y força, molta força!

  • Mayte

    Con todo el panorama que nos planteas, y que estoy segura que se avecina de forma inminente, le entran a una ganas de no votar, o de hacerlo en blanco. ¿Servirá de algo actuar de esta forma? No sé, pero creo que en esta ocasión voy a probarlo. Desde luego, no tengo ninguna gana de seguir apoyando a estos sinvergüenzas, lleven el collar que lleven.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *