Tu lugar en el mundo

Mi amigo Emilio me preguntaba hace unos días cómo encontraba yo determinadas historias en internet. La respuesta es muy sencilla: no buscándolas. En twitter descubrí al SrMutante, autor del sobrecogedor texto que enlacé en la entrada anterior. Apareció, sin más, y decidí seguirlo. Cuando uno necesita algo en la vida, basta con confiar en que llegará, sin desesperarse por encontrarlo.

Eso es lo que me ha vuelto a ocurrir esta mañana en el foro económico burbuja.info, donde un internauta apodado Ohenry ha colgado una lúcida reflexión acerca de un texto sobre emprendedores. Sus palabras, escritas la pasada madrugada en el silencio de la noche, sirven para iluminar a todas las personas que como yo seguimos empeñadas en transmitir que la vida es un milagro que debe ser disfrutado. Sólo me queda añadir que he corregido ligeramente su texto, respetando escrupulosamente la esencia de su atinada exposición.

La vida consiste en encontrar tu lugar en el mundo. Es decir, tu pasión y tu gente. El dinero viene solo de forma natural después. Decía Mark Knopfler (y Neil Young, y cualquier músico de los de verdad) que todo el dinero que había hecho, y era mucho, había sido el resultado fortuito de una relación de amor entre él y su guitarra. Ellos encontraron su sitio en el mundo, su pasión, y después ya vino el dinero, pero hubieran sido igual de felices sin él, o incluso más, posiblemente (los músicos no famosos suelen ser más felices, que se lo pregunten a Dylan, o a cualquiera de los desaparecidos). Pero cuando digo tu pasión, me refiero a algo que te absorbe por 20 horas al dia, y que harás igualmente por muy podrido de dinero que estés.

-Picasso pintaba sin cesar en su castillo a punto de palmarla.
-Dylan está continuamente de gira, vive en una caravana y duerme en sofás de amigos cuando puede.
-Neil Young a dias de operarse de un aneurisma estaba grabando.

Etc…

Todo esto lo sabéis, y que puedes encontrar tu pasión en hacer pan, juguetes eróticos o montar una carnicería (sin reírse, Roger Milla, creo que era, sólo quería volver a sus “carnes”, y hay mujeres que no te las puedes imaginar en otro sitio, por increíble que parezca).

El problema es que en la escuela no nos enseñan a “conocernos a nosotros mismos”. De hecho nos entierran con cualquier otra cosa. Y como decía Picasso, ya de mayores tenemos que desaprenderlo todo para comenzar de nuevo, de forma más sincera con nosotros mismos. Y a partir de ahí es cuando se empieza a vivir y a salir las cosas bien. Algunos lo aprendemos tarde, otros como Steve Jobs tuvieron la suerte de saber qué querian hacer en la vida antes de llegar a la Universidad. Y no hay crisis que valga entonces. No hay crisis ninguna mientras salga agua corriente del grifo y haya algo de comer en la nevera. El dinero entonces es lo de menos. Y la gente que más te conviene acude a ti, como un imán. La pareja también. Pero el problema es que nos han entrampado tanto estos hijos de ***** que no tenemos TIEMPO más que para devolver deudas, nuestras o de los demás, y posiblemente muramos sin habernos “realizado” ni encontrado a las personas adecuadas. Porque yo no recuerdo no haber vivido en crisis en mi vida.

Como decia el propio Dylan: “20 años en la escuela para ganarte el turno de dia”. Él nunca trabajó en otra cosa que en la música.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

8 comentarios

  • Francisco

    Interesante reflexiòn Fernando.
    Y tienes mucha razòn,! no es facil encontrarse despues de tantos años solamente recibiendo con embudo todo el conocimiento y reglas que te introyectan sin saber hacia uno donde se dirige, por ello hay tanto que desaprender, me gustò esa frase de Picaso para no olvidar nunca esta lecciòn de la vida.
    Conocerse asimismo ya Socrates lo habìa dicho,pero lo habìamos pasado desapercibido, pero gracias a Dios con los nuevos avances de la ciencia al menos se ha sabido ùltimamente que no era cierto cuando se nos decìa “a los 7 años està ya determinada tu personalidad” Se dice ahora que no es asì, que las cèlulas pueden regenerarse, y podemos reinventarnos, es decir reprogramarnos en cierta forma y aprender nuevos habitos en base a la nueva informaciòn. Asi es que confìo que si tomamos conciencia en lo que nos gusta hacer y nos apasionamos por ello, tendremos una buena parte de nuestra vida con bienestar y una buena dosis de motivaciòn y porque no decirlo felicidad!!
    / Mis respetos, me ha encantado e ilustrado mucho tu reflexiòn!!

  • Bernardo

    Increíble,vengo pensando desde hace más de 20 años ¿quién soy?¿a donde voy?.
    La escuela,la universidad o cualquier institución educativa, no enseñan.La vida con mayúsculas,eso es lo que verdaderamente enseña,cada ser humano tiene un destino,una pasión por vivir,una mirada,una sonrisa,lo que nos hace vibrar “es lo que hemos de buscar”,y eso es lo importante,esa es nuestra experiencia vital.
    No escuches tanto ruido exterior,escuchate a ti mismo,a tu corazón,y lo que hagas,hazlo con entusiasmo.
    He de reconocer que todavía soy un esclavo de lo que me enseñaron en la escuela,lo que me enseñaron mis padres,lo que me exigen en mi empleo,pero lucho y lucharé todos lo días de mi vida para ser yo mismo,para darle vida a mi vida,cuando lo consiga, correré sin cesar y sin mirar atrás, como hacen las aves.
    Muchas gracias por tu generosidad.

  • Mayte

    Como yo siempre digo, el problema estriba en saber exactamente qué es lo que te hace feliz. Por supuesto, sé que me hace feliz leer, escribir, viajar … y que en esos momentos siento que el tiempo se detiene y no existe, pero ¿debo volcarme totalmente sólo en eso? ¿Es realmente suficiente? Tal vez es que, como dice el comentarista que mencionas, me han inculcado desde niña muchas directrices que, en el fondo, soy incapaz de erradicar para dejar el hueco libre a otras experiencias. Siempre me debato en esa eterna duda ¿qué es lo que me hace feliz? Te confieso que, en estos momentos, tengo una auténtica diarrea mental. Espero algún día poder salir de este maremágnum que yo solita me he creado.

    Mientras tanto, reflexiones tan positivas como la que aquí nos dejas no hacen sino afianzarme en mi pensamiento de que voy por el camino correcto al ponerlo todo en duda. Quizá algún día encuentre algo que no me la genere, y entonces pueda asegurar que he encontrado mi auténtica felicidad.

  • Muchos se comen la cabeza intentando encontrar sentido a su vida
    Otros solo vivimos, y las pequeñas cosas nos dan muchas satisfacciones

  • Soberbia reflexión.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

  • Supongo que encontrar tu sitio en la vida es lo que todos, directa o indirectamente, buscamos… Otra cosa es encontrarlo.
    Me recuerda a la campaña de TV de “aprender a desaprender”.

    Un abrazo

  • Lo habitual es no encontrarle sentido a la vida y basarlo todo en un ir tirando, en un “mañana será otro día”, y así vamos perdiendo nuestra particular batalla contra las agujas del reloj. Sólo unos pocos privilegiados alcanzan a dotar su vida de contenido. Pero no cabe la resignación, habrá que seguir en la búsqueda.

  • emilio

    Bueno Fernando, en primer lugar uno se sorprende al ver que puede ser fuente de inspiración (o al menos punto de partida para escribir un post) para otros amigos. La cosa es mutua, porque tú sabes que algunos de mis post se han basado en algun escrito o afirmación tuya. Hasta ahí, estupendo. En cuanto al sentido general de esta entrada, también de acuerdo. Lo que pasa es que luego hay ciertas afirmaciones…Por ejemplo: “Cuando uno necesita algo en la vida, basta con confiar en que llegará, sin desesperarse por encontrarlo”. Puede ser cierto, pero no es mi caso: para conseguir un “milímetro” de aquello que necesitaba, he tenido que luchar y abrirme paso y a veces uno se desespera…
    Luego hay otras afirmaciones referentes a la escuela y a desaprender que darían mucho de sí. Pero no me gustaría aburriros. Quizás, si no me desespero antes, encuentre un momento para escribir sobre este tema. Un abrazo para tí y un saludo para todos los que hasta aquí llegan: emilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *