Un año más

la_empatiaEl año que termina no ha sido fácil para nadie, pero en el terreno personal me ha servido para ver quiénes merecen la pena (pocos) y quiénes no (la inmensa mayoría). Pero hoy sólo quiero centrarme en el primer grupo, el de la gente anónima que sabe agradecer y compartir. Las fiestas navideñas se supone que son de amor y concordia, aunque en verdad pocos lo ponen en práctica durante todo el año (ni siquiera estos días).

Las familias, ese ‘nido de alacranes’ como las bautizó Octavio Paz, acaban causando grandes destrozos a miles de personas en todo el mundo, y sus consecuencias se sufren más que nunca en Navidad. Me quiero dirigir especialmente a quienes me escriben e-mails para contarme que lo están pasando mal. A menudo, estas personas se sorprenden al ver respondidos sus mensajes. Son unos náufragos que, tan acostumbrados ya a predicar en el desierto, no esperan que les llegue otra botella virtual con unas palabras reales dentro.

Qué importante es respetar al otro, valorarlo como un igual pese a que sea tan diferente a ti. Desde aquí vaya mi reconocimiento para aquellas personas que predican con el ejemplo, y no creen que nadie sea más que nadie. Esos personajes anónimos que cuentan con el tesoro de la empatía, lo que les hace maravillosamente humanos. En estas fechas, así como el resto del año, hay miles y miles de individuos solidarios que ayudan de manera desinteresada a los más desamparados, que también son muchos, demasiados. Gracias de corazón a todas las almas buenas, porque con su ayuda a una sola persona están contribuyendo con la humanidad entera. Y a los corazones egoístas, sólo me queda deciros que lo siento mucho, que no merecéis la pena. Predicad menos y haced más. Al final, nadie quedará en lo alto de los pedestales, os lo puedo asegurar.

Termino animándoos a que no perdáis el tiempo y seáis siempre vosotros mismos, pero siguiendo una máxima: “no hagas a nadie lo que que no querrías que te hicieran a ti”. Así de simple. Si muchos empezáramos a cumplir a rajatabla esta regla tan elemental, seguro que el 2014 sería un año que merecería la pena. Tanto como quienes hacen posible que seguir aquí tenga cierto sentido.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

11 comentarios

  • Domingo

    Durante dos semanas al año somos animales de lo más piadosos, somos felices y solidarios casi por decreto ley. Lástima que esa resaca bondadosa se pase apenas hemos ingerido el último pedazo de Roscón. Pero como tú bien dices, querido Fernando, no está todo perdido. Hay que confiar, creer en las personas, darnos una oportunidad como especie. El año que despedimos deja un reguero de lecciones provechosas de cara al futuro, para este 2014 que ya pide paso y que nos lo va a exigir absolutamente todo. A ti, Fernando, y a todos tus lectores, mis mejores deseos para hoy, mañana y durante todos los días que restan hasta volver a arrancar otro calendario de la pared. Intentemos la felicidad, procurémonos su cercanía. Que nos lo merecemos, coño. 🙂

    • Fernando Solera

      Igualmente para ti, querido Domingo. Ojalá las buenas personas dejen de ser consideradas idiotas y sean tratadas como se merecen. En este mundo la bondad está infravalorada, pero no hay que cejar en el empeño. Todos nos merecemos lo mejor, pero también hay que estar convencido de ello, cosa que no siempre ocurre. Un abrazo y feliz 2014.

  • Pues sí, “Nadie es más que nadie” Fernando, siento lo mismo…, pero como todo hay que vivirlo, de lo contrario no sirve. De todos modos me alegra mucho que sintamos parecido, soy muy optimista respecto al futuro, cada vez habrá más gente que se darán cuenta que no hay otra opción que juntar todas las manos para que todo mejore y dejemos atrás un mundo marchito y caduco. Un saudo afectuoso, feliz y próspero 2014.

    • Fernando Solera

      Grandes verdades, Josep. El mundo no va a tener más remedio que experimentar una catarsis, porque el egoísmo y la codicia nos han conducido a este punto sin retorno. Ojalá tengas razón y lo que venga sea mejor. Mucho peor no puede ser. Te deseo lo mejor para el 2014 😉

  • Bernardo

    Utopía;vive y deja vivir.
    Vamos a pelear entre todos contra esta plaga;los mensajes negativos y las malas noticias.
    Cuando leo libros me guardo frases memorables,frases tan viejas como la humanidad,que no caducan,que están vivas.
    Hay que aprender a vivir antes de que sea demasiado tarde-Nos falta la sabiduría,nos falta el saber vivir.
    La felicidad en un acto que nos interesa a todos y no se obtiene con drogas,mentiras,ilusiones,diversión,competencias y codazos.
    Seamos sinceros con nosotros y con los demás,seamos verdaderos,menos deseos y más realidad,y hoy,ahora,en este preciso instante, te envío mi más sincera felicitación,no navideña,que también,felicitación por tus letras,por tu sabiduría compartida,como decía una gran amiga, un día no,siempre.

    Un saludo.

    • Fernando Solera

      Me vas a sonrojar, Bernardo. Gracias una vez más por tu amabilidad. Te confieso que yo también suelo quedarme con frases que leo por ahí, pues a veces aparecen en el momento en que más las necesitamos. Mis mejores deseos para hoy, mañana y siempre, Bernardo. Gracias por estar ahí.

  • Todo queda perfectamente resumido en tu último párrafo, estimado Fernando: no hacer a los demás lo que no queramos que estos nos hagan… así como también hacer lo que nos salga del alma, por convicción, sin esperar nada a cambio y sin temor alguno. Un digno 2014 para ti también, company!

    • Fernando Solera

      Celebro leerte por aquí este nuevo año, Samuel. Si siguiéramos la regla elemental de tratar a los demás como nos gusta que nos traten, la sociedad sería un lugar mucho mejor.

      Salutacions!

  • efurom1

    Aunque han pasado casi tres meses, me parece que no es tarde para comentar. Evidentemente, no me voy a referir a las fiestas navideñas, pero sí a la cita de Octavio Paz: la verdad es que la familia, tal y como está concebida hoy parece una institución del pasado…que se va transformando muy lentamente. Creo que hace falta una(s) nuevas formas de organización social. Pero hasta que eso llegue, creo que pasará mucho tiempo. Un abrazo!

  • Jo, qué pena me da ver tu blog parado, espero que estés bien.

    Te deseo una feliz Semana Santa.

    Un beso.

  • efurom1

    Hola Fernando, ¿cómo te va? Tú también eres de los que se han pasado del (incómodo) blog a las (cómodas) redes sociales? 🙂
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *