Vivir en color

pleasantville-1Aunque en principio todos podemos ver la vida con los colores de la naturaleza, no siempre vivimos conscientes de que nosotros somos el pintor y nuestra vida “un lienzo que colorear”, como cantaba Toquinho en ‘Acuarela’. La mayoría nos movemos en la escala de los grises, apostando siempre por lo seguro, aunque lo único seguro sea que vamos a morir. Pese a ser ésta la única certeza que existe, nos comportamos como si fuésemos a vivir para siempre, y por esa razón nos dedicamos a malgastarla, presos del mayor enemigo que existe sobra la faz de la tierra: el miedo. Si la vida es amor, el miedo es su destructor, el aniquilador de las ilusiones. Que levante la mano quien no haya vivido parte o incluso toda su vida en un timorato blanco y negro.

A menudo avanzamos por caminos que son una vía muerta, y pese a ser conscientes de ello, nos negamos a recorrer otros senderos por temor a la incertidumbre. Nuestra obsesión por la certeza, afanados por controlarlo todo y llevar una vida segura, nos aleja de nosotros mismos, del camino del corazón, que es el único verdadero. La vida en color sólo se puede experimentar venciendo tus miedos, tras descubrir que eran una broma pesada que te estaba gastando tu mala cabeza. No hay que temer hacer cosas nuevas, conocer gente nueva, vivir en ciudades nuevas. La vida es una escuela de evolución, y sólo se aprende cuando tienes el coraje de afrontar retos desconocidos. Machado sabía lo que decía cuando escribió “Caminante, no hay camino: se hace camino al andar”.

Para muchos hombres mayores, la gran experiencia de su vida ha sido el servicio militar. José Mota lo refleja muy bien con el personaje del anciano que da la brasa contando su mili a cualquier viandante que se le ponga a tiro. Triste, ¿verdad? No deberíamos plantearnos si hay vida después de la muerte, sino si la ha habido antes de morir. Hoy es el mejor momento para empezar a hacer algo distinto, lo que desees. La vida se disfruta con unos colores cada vez más bellos e intensos, a medida que decides vivir. Y vivir es comerse la vida a bocados, para llegar a viejo pudiendo “confesar que has vivido” (Neruda). Debes intentar que no te sorprenda la parca con la terrorífica sensación de que malgastaste tu vida. Decía al principio que somos pintores, pero también somos el lienzo. Somos creador y creación. Contamos con una paleta llena de colores para pintar nuestra vida a nuestra manera, y así expresar cuanto llevamos dentro. Pero por favor, no lo hagas pensando en el gusto de los demás. Conságrate a pintar a diario el cuadro que a ti te enorgullecería contemplar, desde la tierra o desde el cielo.

 

Recomendación cinematográfica: PLEASANTVILLE

17 comentarios

  • Espero que mi cuadro sea fáci de colorear….
    Porque dios no me ha llamado por el camino de las Bellas artes…

  • Domingo

    Cuánta razón, Fernando, qué poco valoramos haber sido el espermatozoide ganador en una carrera millonaria. Y es que, parafraseando de nuevo a José Mota, “se nos va el vino en catas”. Habrá que ir pensando en desempolvar nuestras viejas acuarelas y ponernos a la tarea de pintar con afán el cuadro de nuestra vida, un cuadro de tan inmenso valor que ni en Sotheby´s se puede subastar.

    • Fernando Solera

      Respecto a lo que comentas del espermatozoide, oí hace un par de semanas algo que no sé si será cierto. Según escuché, no se produce una competición, sino que el espermatozoide teóricamente más apto es ayudado por el resto para que llegue al óvulo y pueda fecundarlo. Como idea es si cabe más bonita que la disputa entre ellos. Sea como fuere, el mero hecho de estar aquí no es fruto de la casualidad.

  • efurom1

    Dices que estamos “presos del mayor enemigo que existe sobra la faz de la tierra: el miedo”. No sé, tendría que pensarlo más despacio. Pero así, de entrada, podemos ver el miedo también desde otro punto de vista, el que utiliza el saber popular: “el miedo guarda la viña”.
    Si esto es cierto, creo que se puede ver como otras cosas de la vida, por ejemplo el alcohol: un poco de alcohol es bueno. El exceso, es perjudicial. Lo mismo creo yo que pasa con el miedo: hay que tenerlo… en su grado justo! Audacia para pintar, siempre.Temeridad, nunca.

  • Cuando nos empeñamos a andar por un camino aunque sea el equivocado, nos cegamos de tal manera que hasta que no nos caigamos de bruces y nos demos cuenta de que ese no era el correcto, es cuando ya retrocedemos para saber que por ahi no debìamos haber ido, pero por un lado nos viene bien ese golpe para crecer.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Es cierto, María. Nada en la vida es en vano, incluso los golpes que nos damos. Todo sirve para aprender, aunque ya se sabe que es preferible escarmentar en cabeza ajena que en la propia. Un beso.

  • Estimado Fernando.

    Me quito el sombrero ante semejante lección de vida. Precisamente en estas estamos, en darle un aire diferente al lienzo que hemos ido dibujando a lo largo de los años. No es necesario pretender borrar el pasado porque somos lo que somos gracias a lo que fuimos en algún momento de nuestras vidas y de lo que aprendimos a raíz de nuestras respectivas experienciaa vitales.

    Gracias por esta maravilla de reflexión, por recordarnos algo fundamental que debiera estar encendido permanentemente en nuestro interior, como es el anhelo de vivir intensamente y de dar a los que nos rodean todo lo que tenemos, que es, probablemente, mucho más de lo que nosotros mismos pensamos.

    Un fuerte abrazo, company.

    • Fernando Solera

      Celebro que estés intentando darle un giro a tu vida, Samuel, partiendo de la base de tu pasado, tan necesario siempre para reconocernos. Y celebro que te haya gustado el artículo, que escribí, todo sea dicho de paso, tras ver la película Pleasantville.

      Otro abrazo para ti, company 😉

  • Bernardo

    Lo que plasmas en el articulo es genial,siempre hay más talento anónimo que conocido.
    Decía Albert Ellis; hemos de darnos cuenta que los miedos no nos ayudan a evitar los peligros,más bien todo lo contrario,deberemos probar de vez en cuando hacer las cosas que más miedo nos dan,así nos demostraremos a nosotros mismos que no son tan terribles como parecían.
    El potencial del ser humano es casi infinito,por desgracia utilizamos muy poquito,desde los modelos sociales,”educativos”,nacidos en la revolución industrial,( desde mi punto de vista),el individuo deja de ser creativo y humano con mayúsculas.
    El mismo patrón para todos y para todo,dogmas por todos los lados,ideas absolutistas,generadoras de miedos,de profundos miedos para salirse fuera de la masa y ser reprobados por la sociedad artificialmente creada.
    Desde modelos alienantes,no se puede esperar que cada uno saque lo mejor de si mismo,esa supuesta felicidad que nos vendieron si seguíamos dócilmente las instrucciones de unos pocos, se ha convertido en una muerte en vida para muchos-as.
    Llevo toda mi vida peleando con el miedo,claro,desde pequeñito…..,ten cuidado con esto,no hagas lo otro,esto no puedes hacerlo,esto esta mal,todo son ideas limitadoras que poco a poco como agua fina de lluvia,va calando en tu mente,ya no vuelas como un gavilán,estas rodeado de codornices.

    Un abrazo y muchas gracias por compartir tus pensamientos.

    • Fernando Solera

      Muchas gracias a ti, Bernardo, por tu amabilidad. Cuando he leído la parte final, en la que haces referencia a los miedos inoculados en la infancia, no he podido evitar sentirme identificado.

      Lo que resulta una verdad incontestable es que el ser humano es extraordinariamente poderoso, sobre todo cuando pierde el miedo. Si supiéramos de verdad el potencial que todos llevamos dentro, no nos lo creeríamos.

      Un abrazo.

  • Luis

    una vez escuche esta pregunta ¿Cuál es el lugar en el mundo donde hay mayor cantidad de sueños?

    y escuche la respuesta: en el cementerio…..

    saludos a todos y andaré por aquí, mirando y leyendo, abrazo, Luis

  • Sergi Peña

    La mayoría de los miedos, supongo, se graban en la infancia. Una vez leí que había personas que habían echado a perder su vida por los miedos que los limitaban.
    Pienso que todos en mayor o menor medida soñamos con una vida mejor. Pero hoy día hay factores limitantes que nos impiden “saltar al vacío” en busca de nuestros sueños. Factores económicos, sociales, familiares.
    Pero una cosa que pienso es que cada día por mucho que cueste tienes que coger tus pinturas y tus pinceles y llevarlos contigo. Aunque suene idealista, por muy difícil o dura que sea tu realidad, sólo dependerá de tí el que cojas tus colores y colorees tu día. Nadi te prohibe que pintes un día gris o incluso marrón. Pero tienes que hacer ese esfuerzo que sólo depende de tí.
    Soy un simple humano también que, como dice Ismael Serrano, arrastra una cadena de sueños.

  • Jo, y yo que pensaba que llegaba tarde a tu blog y veo que el tuyo está parado, espero que vayas cogiendo el ritmo, es que cuesta volver a la normalidad.

    Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *