Yo quiero ser tertuliano

Esta mañana se ha publicado la noticia del fichaje de Edurne Uriarte como tertuliana política en TVE. Las veces que he seguido sus intervenciones en debates me ha parecido gris, plana y sin el menor carisma. En fin, que es un rato anodina. Pero hete aquí que esta señora es la esposa del ministro de educación, José Ignacio Wert. Un hombre que, por cierto, también era contertulio de cámara en diversos medios hasta que Rajoy lo eligió como miembro de su gabinete. La noticia del fichaje de Edurne Uriarte, anecdótica a la par que ilustrativa, nos muestra una vez más hasta qué extremo los voceros de la casta en los medios de comunicación no son seleccionados al azar. Otro clásico de los debates, Alfonso Rojo, que en su juventud fue corresponsal de guerra, aseguró recientemente en un alarde de sinceridad, que como contertulio gana muchísimo más que cuando se jugaba el tipo.

Estos personajes van desfilando por las distintas cadenas de radio y televisión repitiendo sistemáticamente los mismos discursos. Por lo general son gente talludita, de los cincuenta para arriba, que se dedican a filosofar sobre lo bien que lo hacen los de su cuerda y lo mal que lo hacen los de la contraria. Previsibles hasta la náusea, se levantan una pasta por adoctrinar al personal. Porque ése y no otro es el objetivo de las tertulias políticas y sus miembros: crear opinión para que los ciudadanos no tengan que pensar por sí mismos, que es muy cansado. Todo consiste en lograr que el vulgo acabe diciendo: “yo opino igual que fulano o mengana”. Por sorprendente que resulte, esto sucede así. Y en el caso de algunos periodistas concretos, el forofismo incondicional de millones de sus seguidores alcanza tales cotas de devoción mariana que Íker Jiménez debería dedicar un programa a este extraño fenómeno.

Las tertulias, aunque aparentemente muy acaloradas, no dejan de ser una representación teatral, como Sálvame pero sin la Esteban y Jorge Javier. Estos últimos diseccionan las miserias humanas, mientras los otros peroran acerca de lo mal que va el país, la prima de riesgo, el paro y los 400 euros. Al final, cuando se desconectan los micrófonos y se apagan los focos, con la cartera reconfortada vuelven a su casa o se dirigen a otra tertulia pues todos estos ‘creadores de opinión’ están pluriempleados. Y mañana será otro día. Si algún amable lector conoce un programa donde se busque contertulio que lo haga saber, aunque sospecho que quienes criticamos a la casta política y no nos alineamos con ningún partido, estamos vetados en tan selecto club. En otra vida optaré, como hacen ellos, por relacionarme mejor y arrimarme al poder, que yo también quiero ser tertuliano.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

15 comentarios

  • Pues enfócate hacia la radio
    Porque con esos ojos azules y esa melena rubia, en la tele das mal…
    😉

  • Lo que es evidente, estimado Fernando, es que ni tú, ni yo, ni la mayoría de los que coincidimos aquí trabajará jamás en un medio de manipulación de masas… de pizza. Que así sea y… por muchos años!!!

  • Saber lo que va a votar cada diputado y lo que va a decir cada tertuliano son sólo algunas de las desgracias que padece España. Es difícil que quien vive ungido a la columna del mismo diario durante años gane en valentía, porque al final terminas defendiendo tu puesto de trabajo, por muy de Hemingway incendiario que vayas. El fallo es sistémico. Quizá nuestro país siempre ha sido fallido, pero la crisis actual evidencia como nunca sus muchas taras, que ahora salen a la luz en tropel. El periodismo que se practica -no todo, quiero creer- no está a la altura del momento, como no lo están ni la clase dirigente, ni las instituciones ni, esto duele más decirlo, nosotros mismos, probablemente.

    • Fernando Solera

      Estamos en un fin de ciclo, y eso también lo está sufriendo el periodismo. Los periodistas jóvenes lo tenéis complicado, entre otras cosas porque hay mucho dinosaurio cerrando el paso. A eso habría que añadir el enchufismo que está presenta en todas las profesiones. Si eres hijo de alguien popular, puedes dedicarte a salir en la tele, aunque no tengas nada interesante que aportar.

  • emilio

    En líneas generales, paso de estas tertulias. Son como, tú dices, platos precocinados para gente que no tiene tiempo para pararse a pensar. Hay una en particular -no sé si es en el canal 10 o el 13- en el que el presentador es todo un poema. Échale un vistazo cuando puedas. En cuanto a Edurne, poco puedo añadir: no la veo ni la sigo y menos con estas credenciales. Pero una cosa está clara: el desmbarco de amiguetes del pp en la tele pública. Y es que no tenemos apaño. Estamos como en la restauración (me refiero a la del XIX) con los cambios de partido y los “cesantes”.

  • Yo veo muy poca televisión, las noticias en la sexta, que creo que no está tan manipuladas, a mí me parece que hay escasos programas de debates y tertulias en la tele pública y privada, creo que no merece la pena estar perdiendo el tiempo con la caja tonta.

    Un beso.

    • Fernando Solera

      Las noticias en La Sexta mucho me temo que también están manipuladas, María. De hecho hay mucha gente que, cariñosamente, la apoda ‘La Secta’. Con eso te digo todo 😉

      Un beso.

      • Joer, no lo sabía yo ¿y entonces qué noticias vemos en la tv? por la tv1 está manipulada, díme por favor qué telediario se puede ver, porque yo he visto hoy varios en varias cadenas, y se nota las que son de derechas joerrr igual en los periódicos, cada uno manipula la información a su ideología.

        Un beso.

        • Fernando Solera

          Ve un poco de todo, María, pero sobre todo infórmate en internet. En las grandes cadenas nacionales hay demasiados intereses. Aunque tampoco te recomiendo que veas demasiado las noticias, porque le entran a uno ganas de echarse a llorar.

          Un beso.

  • Bernardo

    La crisis económica está mutando para convertirse en una crisis existencial de esta civilización.
    La falta de oportunidades se extiende como una mancha negra y casi nadie escapa de ella,es por ello que el primer objetivo de un conjunto de personajes llamado gobierno sea el colocar el mayor número de familiares,amigos,oportunistas y soplagaitas.
    Les llamamos creadores de opinión,manipuladores,come cerebros etc,pero eso ocurre solamente si como individuo eres incapaz de separar,de pensar,de dudar sobre todo lo que ves,oyes o lees.
    El primer objetivo es el dinero,el segundo el dinero,el tercero el dinero=poder.
    Circos mediáticos,el congreso de los charlatanes,el senado de los caraduras,la televisión,la radio(verdaderas agencias de colocación).
    Una verdadera legión de aprovechados que venden su alma por unos puñados de euros que a su vez utilizan para destacar en una sociedad desnortada,sin valores,sin oportunidades,un buen caldo de cultivo para vivir a todo trapo a costa de las miserias de una gran masa de desheredados.

    • Fernando Solera

      Qué razón tienes, Bernardo. Pero hay que confiar en que las cosas pueden y deben cambiar, aunque sea doloroso. El ser humano sólo aprende a base de golpes, y creo que la ciudadanía, aunque a fuego lento, está empezando a entrar en ebullición. Ya veremos qué pasa cuando vengan los nuevos recortes en las próximas semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *