Yo reciclo

Yo reciclo, tú reciclas, él recicla, etc. Así comienza la campaña publicitaria de la Comunidad de Madrid para fomentar la conciencia ecologista en sus ciudadanos. A todas horas la administración autonómica nos recuerda que existen distintos tipos de contenedores para cada tipo de desecho. Paradójicamente también es el equipo de gobierno de Esperanza Aguirre quien ha convertido una ansiada zona verde en el barrio de Chamberí, en unas instalaciones privadas para que no haga falta irse a Murcia con Camacho a jugar al golf. Aquí tenemos muchos más hectolitros que en la Costa Cálida pues para eso nos hemos sumado al reto del agua. Y con un poco de suerte a lo mejor podemos ver allí a Aznar jugando al pádel, pues en ese complejo deportivo, modelo impecable de privatización, también han pensado en el deporte favorito del expresidente del gobierno. Así muchos podrán sublimar el pijo que llevan dentro.

Debemos de reconocer, aunque a Sánchez Dragó lo hayan querido guillotinar por decirlo, que los madrileños somos unos guarros. Aquí ya no cabemos pues creo que debemos de ser como mínimo un millón de habitantes más que hace seis años, en el INE no saben contar. La capital se ha acabado convirtiendo en un caos de polución y basura. Sin embargo el Ayuntamiento y la Comunidad se gastan una pasta de nuestros bolsillos en campañas ecologistas de toda índole, mientras privatizan la citada zona verde chamberilera. Luego la Consejería de Salud nos alertará de que estamos criando una generación de niños de sillón, depresivos, introvertidos y de colesterol prematuro. Así que si eres padre, ya sabes, la próxima Navidad los reyes de El Corte Inglés tendrán que retratarse con unos palos de golf o una raqueta de pádel. Nada de bicicletas o balones, que ya no se estilan. Y tú, niño, deja de joder con la pelota, que me estropeas el swing.

Esta ciudad que tanto promocionan sus políticos, sobre todo ahora que llega la el momento de votar, se está convirtiendo en un cortijo privado donde vivir resulta un lujo sólo por el coste, no por la calidad de su vida. Lo que habría que hacer con todos estos profesionales de la especulación sería botarlos, con b. Y además bien lejos, que no se les pudiese localizar ni aunque llegásemos a la última pantalla de Internet. Ojalá, igual que existen los contenedores ya citados en la vida real, pudiésemos gozar de una papelera de reciclaje, como en tu ordenador, para eliminar a aquellos personajes que sólo ocupan un espacio inútil en el disco duro de nuestra sociedad, y a los que de buena gana haríamos desaparecer con un simple click de ratón.

Yo, ciudadano de a pie, propongo desde esta tribuna ciberespacial que apoyemos activamente el reciclaje, las energías renovables y el transporte público. Tampoco estaría mal que nos comprometiésemos a no decorar el pavimento con escupitajos, así como a no echar más mierda sobre la vetusta alfombra de lo que queda de Madrid, pues bajo ella ya han metido toda la polución de la M-30. Pero de nada serviría esta iniciativa si no se viese culminada con una campaña de recogida de firmas por Ecologistas en Acción, Greenpeace o cualquiera que tenga ganas de encadenarse y arriesgarse a llevarse una mano de ostias. Dicha campaña podría consistir en promover el reciclaje, y si se tercia por el bien de la salud pública hasta el enchironamiento, de todos aquellos Grissoms de pacotilla, sean rojos, azules o amarillos, que se visten de verde con el fin de salir en la foto para, acto seguido, continuar practicándole la autopsia a lo que queda de Madrid.

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Email this to someone

4 comentarios

  • Anonymous

    Muy interesante tu blog, pero podrías quitar por favor esa musiquita molesta que se lanza cada vez que se carga la página? Es que los hay que escuchamos nuestra propia música mientras navegamos y desanima seguir leyendo tus entradas si cada vez hay que estar al loro de apagar la dichosa musiquita. Oye, que esta costumbre de flashes y musicas molestas forma parte de la cultura de los 90, no de la del 2000.

  • Anonymous

    La campaña de publicidad del reciclaje corresponde a la electoral que se avecina ante las inminentes elecciones municipales. Mucho pedir que ser recicle pero, a menudo, ves los contenedores medio vacíos y eso que hace días que no ha pasado a evacuarlos el servicio de limpieza del Ayuntamiento.

  • Anonymous

    Hace años que tengo interés y sensibilidad medioambiental, porque hace años también que nos dimos cuenta de que nos estábamos cargando el planeta, pero casi nadie hizo nada hasta el momento en que el desastre es ya irreversible. Recuerdo a todos los plastas que nos llamaban agoreros a los ecologistas cuando hacíamos manifestaciones y tomábamos iniciativas para concienciar a los ciudadanos del inminente cambio climático. “Eso no es posible”, “sois unos exagerados” bla bla bla. ¿Y ahora qué? Estoy segura de que los que decían aquello son los que más se quejan ahora porque les estorba sus vacaciones y sus chalés. Y mientras tanto, el planeta agonizando … TANA

  • Anonymous

    Así como en cuestiones pólíticas soy totalmente ácrata, en asuntos medioambientales paso directamente a la acción. En mi hogar, todos los miembros de mi familia reciclamos, porque nuestro sentir sobre Gaia, el planeta que nos da cobijo y abrigo, es auténtico. Mientras no se conciencie por completo al ciudadano de un reciclaje eficaz y efectivo, no se podrá decir que ponemos los humanos nuestro granito de arena. Profesor Sibelius.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *